Presupuesto de Reformas

CUADRO DE CONTADORES

Cuadro de contadores

En algunas instalaciones, junto al cuadro está el contador que registra el consumo de corriente. En otras instalaciones los contadores se hallan en otro sitio del inmueble. Esto suele hacerse en las construcciones modernas de casas de varios pisos, pues de esta manera al representante de la compañía que viene a tomar la lectura le basta entrar en el cuarto situado cerca de la portería para efectuar las comprobaciones y no tener que acudir piso por piso para realizarlas, con el inconveniente de que a lo mejor no se hallan los inquilinos para darle acceso.

Todo cuadro de entrada de electricidad de cada apartamento, local, almacén, etc., es un sistema de seguridad de la instalación determinada que se le asigna. En él hay un interruptor para abrir y cerrar voluntariamente el paso de la corriente, y además lleva unos fusibles para cada fase o línea, gracias a la cual se establece el circuito eléctrico en la instalación. Estos fusibles o cortacircuitos tienen la misión de fundirse o desconectarse en el caso de producirse en la instalación una sobrecarga de consumo, o bien originarse un cruce o cortocircuito debido a cualquier incidente en la instalación o en las conexiones o aparatos que se utilizan. Así, por ejemplo, si se origina un contacto entre los dos conductores de un mismo cable, ya sea por desgaste o rotura de los aislamientos que los protegen, por haberse aflojado los terminales de dichos cables en los accesorios que los reciben (clavijas, enchufes, portalámparas, etc.).

También puede originarse un cortocircuito por establecerse un contacto entre estos terminales debido a que un material o elemento buen conductor hace de puente entre ellos: un hilo metálico, un objeto cualquiera también metálico (unas tijeras, un cuchillo, un destornillador, etc.), o bien recibir o estar dentro de un ambiente húmedo (caer el accesorio sobre un charco, pasar los cables con mal aislamiento sobre una zona de pared, techo o suelo que sean húmedos, etc.). Cuando se produce este contacto indebido, los fusibles o cortacircuitos saltan o se funden, tal cual se dice vulgarmente. Es una suerte que así ocurra, pues de lo contrario, el cortocircuito tendría que desencadenarse en otro sitio más allá de nuestra instalación, afectando a toda la instalación general del edificio o de la acometida y originando, a lo peor, daños mayores.

"Reforma el cuadro de contadores"

Cuando se produce este contacto indebido, los fusibles o cortacircuitos saltan o se funden, tal cual se dice vulgarmente. Es una suerte que así ocurra, pues de lo contrario, el cortocircuito tendría que desencadenarse en otro sitio más allá de nuestra instalación, afectando a toda la instalación general del edificio o de la acometida y originando, a lo peor, daños mayores.

Para que este daño quede limitado a nuestra instalación, los cortacircuitos o fusibles deben estar calibrados de acuerdo con la intensidad de aquélla, pues de no hacerlo así y darles un margen superior, ocurriría fatalmente lo que antes hemos dicho: el percance trascendería a la instalación general de la que es subsidiaria la nuestra. Todos los fusibles o cortacircuitos llevan indicados la tensión correspondiente a nuestra instalación expresada en V (voltios) y la intensidad que pueden soportar expresada en A (amperios), cifras que son precisamente las que corresponden y están expresadas en el contador de nuestra instalación.

Si se produce, pues, un cortocircuito o una sobrecarga, nuestros fusibles o cortacircuitos se fundirán o desconectarán y será preciso cambiarlos o reponerlos en condiciones. Por ello, es necesario disponer de recambios que respondan exactamente a las condiciones específicas de los que hay instalados. La sustitución es simple y está en función de la clase de fusibles que se emplee: tapón roscado, tapón de cartera, tubo retenido por sus extremos, etc.