Presupuesto de Reformas

EMPALME DE CABLES

Empalme de cables

Los cables eléctricos están fabricados, por lo general por una malla de hilos, generalmente de cobre que están recubiertos por un aislamiento de plástico. Hace años se usaba para dicho aislamiento el algodón o el caucho, pero por resistencia y economía, estos materiales han sido sustituidos por el plástico o PVC, dejando el algodón solo para algunos casos concretos de cables que pueden sufrir mucho desgaste o por un tema de estética como los cables de lámparas, por ejemplo.

El grosor de los hilos y cables varía en función de la carga que tiene que soportar. Para las instalaciones fijas se usa un solo cable grueso, que lleva la electricidad desde la caja de entrada principal a las distintas ramificaciones. En el caso de los cables que parten desde una toma de corriente (interruptor o enchufe) a un aparato la sección vendrá determinada por la potencia que se requiera para dicho aparato. Además, para identificar las distintas polaridades que pueden existir se usan en los envoltorios cables de diferentes colores. En el caso de que los cables no vengan alojados en el común tubo empotrado y se instale directamente sobre la roza, se suele emplear un conductor antihumedad, que consiste en varios cables ya aislados sobre los que se le añade un nuevo aislamiento que lo proteja mejor.

"Realiza los empalmes de cables de forma correcta"

El grosor o secciones más comunes en los cables son:

- 1,5 mm para circuitos que alimenten puntos de luz fijos.
- 2,5 mm para tomas de corriente (como los enchufes) fijas, para calentadores, estufas, etc.
- 4 mm para circuitos que requieran una gran potencia como una lavadora o un horno.

Cada tramo de una instalación eléctrica se conecta con los otros, mediante empalmes de los hilos o cables. Normalmente se suelen hacer dentro de unos receptáculos (empotrados o superficiales) que permiten identificar los conductores de alimentación procedentes de la caja de entrada de los otros cables que sirven de distribución.

Para realizar la unión de los cables se quita su aislamiento y se unen lo más sólidamente posible a través de fichas de unión o retorciendo los cables para lograr el mayor contacto posible.